Divorcio y vivienda en propiedad

La adjudicación y/o utilización de la vivienda habitual dependerá de varios factores: si se trata de un bien privativo o ganancial, si hay hijos menores, si está pagada o hipotecada, y si hay acuerdo entre los cónyuges.

El sufrimiento económico: vivienda. Poner fin a una relación afectiva es duro y no siempre se puede evitar ni prepararse para este sufrimiento emocional. Pero el divorcio también puede causar un sufrimiento económico igualmente devastador.

La adjudicación y/o utilización de la vivienda habitual dependerá de varios factores: si se trata de un bien privativo o ganancial, si hay hijos menores, si está pagada o hipotecada, y si hay acuerdo entre los cónyuges.

Normalmente, uno de los cónyuges tiene que abandonar la vivienda. En ocasiones ambos mantienen la propiedad y se reparten el coste de la hipoteca (con su correspondiente derecho a deducción), aunque sólo uno tiene derecho a vivir en la casa.

En otros casos, siempre que la vivienda sea un bien ganancial, uno de los cónyuges compra el 50% propiedad del consorte, cambiando la titularidad en el Registro. Si ninguno de los dos tiene posibilidad de comprar la parte proporcional del otro puede ser necesario vender la casa, con o sin hipoteca, y repartir el dinero de la venta.

Hay que tener en cuenta que, incluso cuando la vivienda sea privativa de un cónyuge, el juez podría adjudicar su utilización al otro si este último tiene custodia de los hijos o si se considera que necesita de mayor protección económica. No obstante, la vivienda seguiría siendo propiedad del primero.

Para paliar los efectos económicos de un divorcio, la ley en España normalmente obliga al cónyuge que pierde la custodia de los hijos a pagar una pensión alimenticia y a veces una pensión compensatoria al otro. La pensión alimenticia está fijada por un juez y el importe equivale alrededor de un 20-25% de los ingresos del cónyuge pagador. Se tiene que pagar hasta que el hijo se independiza. La pensión compensatoria es una cantidad, también fijada por un juez, en caso de producirse un desequilibrio económico importante, a favor del cónyuge más desfavorecido.

Visto en finanzasparatodos

Ver también:

Divorcio y Vivienda familiar

Vender, perder dinero, convivir… ¿qué pasa con la vivienda tras un divorcio sin hijos?

Me he divorciado: como tributa la hipoteca y la vivienda en la renta

Somos los únicos en Sanlucar de Barrameda que asesoramos únicamente a compradores.

El Asesor del Comprador Inmobiliario es un asesor inmobiliario que defenderá exclusivamente los intereses del comprador. Por lo tanto, pasamos de la intermediación a la representación. Tanto el comprador como el vendedor contarán con un profesional (abogados en juicio) que defenderán sus intereses independientemente. Con esto conseguimos eliminar el conflicto de intereses y las emociones que en muchos casos reducen nuestra capacidad de hacer una buena compra. En este nuevo modelo el comprador pasa de estar totalmente desprotegido a tener un asesor experto que velará por sus intereses consiguiendo importantes ahorros de tiempo, dinero y preocupaciones. En otras palabras, una compra en condiciones y honrada.

Nosotros somos radicalmente distintos, tanto a la hora de asesorar, como en cuanto a los honorarios. Si quiere saber como nos diferenciamos de las  Agencias Inmobiliarias pincha en la imagen:

Si tienes alguna duda sobre comprar, vender o alquilar casa , puedes hacernos las consultas gratis a través de nuestra Web: www.confia-t.com ,en la pestaña de contacto. Y, le responderemos a la mayor brevedad posible. Si ves el contenido interesante puedes suscribirte a nuestro BLOG

Publicado por Fernando Hernandez

Deja un comentario