Si vas comprar casa visítala varias veces

No se puede comprar una casa, con solo una visita, debes hacer las necesarias ante una inversión tan importante en tu vida.

¿Qué conocimientos tienen los compradores a la a compra de una casa de segunda mano? ¿Cómo evitar equivocaciones que pueden salir muy caras?

Por la inversión tan grande que tiene la compra de una casa, lo ideal es hacer mínimo dos visitas, antes de dar ningún dinero a cuenta al vendedor o su representante.  

 

Una vez seleccionada la casa que quieres, la primera visita será clave, en pocos minutos deberás inspeccionar la casa, imaginándote como vivirías en ella. Durante esta primera visita lleva papel para tomar nota, un metro para hacer comprobaciones y tomar fotos de aquellas cuestiones de tu interés.

Lo principal que te tiene que fijar, en esta primera visita, es en la distribución de las habitaciones, orientación de la casa,  la ventilación de los baños y cocina, los cerramientos, el estado de la instalación eléctrica, pintura, la disposición de los tabiques y puertas, negocios cercanos,  los ruidos,…

Aprovecha esta visita para preguntar a los vecinos. ¿Quién mejor que tus futuros vecinos para informarte sobre la vida en la comunidad? Los propietarios son los que mejor conocen las condiciones del edificio, te pondrán al corriente de los pagos de la comunidad e informarte de la existencia o no de posibles derramas. Aprovecha tu visita a la casa para hablar  con ellos, obtener información.

 

Por el elevado importe que tiene la compraventa de una casa, lo ideal cuando se trata de segunda mano es, en una segunda visita, ir acompañados de un profesional. Que te dé su opinión sobre el edificio donde se encuentra la casa. Se suele creer que es muy costoso tener el asesoramiento de un profesional, no es así y, sin embargo, ahorra muchos disgustos, ante esta decisión tan importante, lo fundamental es evitar sorpresas cuando vivamos en la casa que hemos comprado.  

En esta segunda visita, fíjate en la  conservación de paredes, instalaciones, suministros, puertas y ventanas de la casa. Debes comprobar el estado de las cañerías, los cierres, las ventanas, la pintura, los suelos y los techos. Elementos, todos ellos, que, una vez más y según su estado, determinarán la cantidad de eventuales reformas y, por consiguiente, si el precio de la casa es el adecuado.

Hay que mirar con detenimiento hasta los sitios menos visibles como el interior de los armarios, los baños o la acometida de agua de la cocina, y desconfiar cuando se encuentran zonas recién pintadas, ya que podrían ocultar humedades. Finalmente, no hay que pasar por alto los trasteros y las plazas de garaje.

 

 

Nuestra recomendación es ser muy minucioso en las visitas previas, e ir las veces que creamos oportuno. Antes de dar ni un euros de señal al propietario o a su representante.

Debemos visitar la casa en distintos horarios del día, para conocer sus características, como su  luminosidad, o detectar  ruidos o si existen vecinos molestos.

Si tienes alguna duda sobre comprar, vender o alquilar inmuebles, puedes hacernos las consultas gratis a través de nuestra Web: www.confia-t.com, en la pestaña de contacto. Y, le responderemos a la mayor brevedad posible.

Publicado por Fernando Hernandez

Deja un comentario