Divorcio y casa: problemas

 En Sanlúcar de Barrameda en el 1º Trimestre de 2018 se han producido 62 divorcios, de los cuales 23 han sido divorcios consensuados y 39 divorcios no consensuados. Divorcio y casa igual a problemas.

 Muchas de estas parejas compraron una casa, pero cuando llega el momento del divorcio aparecen muchos problemas: ¿qué pasa con la casa? ¿qué pasa con la hipoteca? ¿qué pasa con los impuestos?

 Ante un divorcio las opciones puede ser vender casa a unos de los cónyuges o a un tercero.

 Si se vende a uno de los cónyuges, lo mejor es utilizar la fórmula de extinción del condominio. Esta forma de transmisión solo paga por Actos Jurídicos Documentados (AJD), aplicando entre un 0,5% y un 1% (según la Comunidad Autónoma) sobre el valor real de los bienes adjudicados, más lo que cobre el Notario.

 Si una de las partes vende mediante una compraventa pura y dura al otro cónyuge para el Impuesto de Transmisiones el 7 u 10% (depende de cada comunidad) sobre el valor real de los bienes adjudicados más los gastos del Notario.  

 Si la casa tiene Hipoteca, al extinguir el condominio, una de las partes deja de ser propietaria de la casa, pero se mantiene como titular del préstamo hipotecario y debe hacer frente a las obligaciones con el banco. Por lo que se debe acudir al banco y solicita la novación de la hipoteca, y una vez que te la concedan, se lleva a cabo a la vez que la extinción del condominio, el el mismo acto ante el Notario.

 El divorcio también tiene consecuencias en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas(IRPF) que los cónyuges deben conocer.

 Se pueden dar cuatro escenarios:

  1. Uno de los cónyuges se queda con la casa, compensando al otro en metálico o asumiendo la hipoteca. En este caso no se paga nada por IRPF
  2. Se vende la casa a un tercero. Si se venda la casa cada uno obtendrá obtendrá una ganancia o pérdida patrimonial en el IRPF, por la diferencia entre el valor de compra y el valor de venta. Si cada uno reinvierte el importe obtenido en la venta, en la compra de una nueva casa habitual, podrá aplicarse la exención por reinversión en vivienda habitual.
  3. No se puede vender la casa. Los dos cónyuges tienen  que hacer frente a los gastos que genera la casa. Como imputarse rentas inmobiliarias en el IRPF
  4. Uno de los cónyuges se queda con el uso de la casa y se paga la hipoteca a medias. En ocasiones ambos ex cónyuges mantienen la titularidad del inmueble (50% cada uno), pero el uso de la casa se atribuye a uno sólo de los dos, satisfaciendo el pago de la hipoteca por mitad. Y podrán deducirse la reinversión en vivienda habitual en IRPF, tanto si el matrimonio se rompió antes o después de 2013, podrá seguir deduciendo la hipoteca si, en caso de divorcio, nulidad y separación, la casa sigue siendo la habitual para su ex cónyuge y sus hijos.

 Nos hemos basado para la redacción de esta articulo en los artículos del Confidencial y Ático Jurídico

Si tienes alguna duda sobre comprar, vender o alquilar inmuebles, puedes hacernos las consultas gratis a través de nuestra Web: www.confia-t.com, en la pestaña de contacto. Y, le responderemos a la mayor brevedad posible

 

Publicado por Fernando Hernandez

Deja un comentario