Antes de comprar casas un baño de realidad

Las casas como las personas son diferentes, no hay dos casas iguales. Cada persona es única y, por eso, es muy importante coger un papel y hacer una lista de todas las cosas que buscamos en una casa. Debemos considerar cual vuestro precio máximo, que localización quieres, el tamaño, que servicios y entorno (piscina, zonas comunes y/o comercios) y diseño (una o dos plantas, etc.).

 

comprar-casa-sanlucar

Las casas como las personas son diferentes, no hay dos casas iguales. Cada persona es única y, por eso, es muy importante coger un papel y hacer una lista  de todas las cosas que buscamos en una casa.

Antes de comprar casa, debemos considerar cuál es nuestro precio máximo, que localización quieres, el tamaño, que servicios  y entorno (piscina, zonas comunes y/o comercios) y diseño (una o dos plantas, etc.).

Pero una cosa es soñar y otro es la realidad, por eso tenemos que preguntarnos hasta dónde podemos llegar en la compra de la casa, cuál es nuestra realidad y nuestras prioridades. Si no fuera posible conseguir todo lo que quieres por el precio que te has fijado como máximo, ¿qué cosas son las más importantes? Por ejemplo, ¿sacrificarías una habitación a cambio de un salón mayor? ¿Aceptarías una mayor distancia al trabajo a cambio de más espacio por el mismo precio?

Es fundamental que dediques tiempo a reflexionar antes de salir a ver casas. Ahorrarás muchísimo tiempo y acertarás. Y, hay que ser realista, aspirar a una casa a medida de las posibilidades de cada uno.

Debes comenzar haciendo tu propio estudio económico y laboral, y continúa perfilando el presupuesto, la zona y la tipología de la casa.

Tienes que analizar tus objetivos y tu rango de precio. Tienes que por estudiar si económica y laboralmente (tener un empleo estable) la compra es posible. Hay que dilucidar el precio que puede pagarse, ya sea sin o con financiación ajena (con consulta obligada al banco). Hay que fijar el presupuesto a partir de los ahorros que se tienen, el salario y la hipoteca a la que podría accederse.

Luego fundamental para empezar la búsqueda es establecer el dónde, la localización de la vivienda. Evidentemente, hay que tener los pies en el suelo y mirar en zonas acordes al presupuestoHay que ser consciente de que la vivienda ideal no existe y más aún si hay limitaciones presupuestarias.

Tras tener la localización, el siguiente dilema pasa por decantarse por la tipología según las necesidades presentes o futuras: superficie, dormitorios, número de baños, zonas comunes, con o sin garaje, etc. En este punto, puede optarse por una casa para corto, medio o largo plazo, para toda la vida.

Una vez visto el presupuesto, zona y tipología, llega la búsqueda en sí, que puede hacerse en portales inmobiliarios, a pie de calle, en agencias o con la ayuda incluso de un asesor personal inmobiliario. Esta fase es la más estresante y debe dar como fruto una selección de los inmuebles que más se aproximen al deseado. Hay que ser consciente de que la vivienda ideal no existe y más aún si hay limitaciones presupuestarias.

Luego te queda la negociación y el papeleo.

Dossier corporativo Confia-T

Publicado por Fernando Hernandez

Deja un comentario